Carmen Martín Robledo

No gestionen mi tiempo por favor

Hace unos días que la palabra tiempo la escucho en todos los lados y esto me está llegando a preocupar. Imagino que como toda persona emprendedora, el mantener mi empresa y más en tiempos difíciles incluye la organización del tiempo que le dedico a ella. Pero hay tantas opiniones sobre la gestión del tiempo como personas conozco en este mundo empresarial en el que estoy metida y hoy desde luego solo me queda decir muy en alto “NO GESTIONEN MI TIEMPO POR FAVOR”.

tiempo
Ayer estuve en una interesante charla y una persona que nos ha servido de guía nos aconsejó que no perdiésemos tiempo en reuniones, en leer blogs o en la participación de organizaciones, que como empresas teníamos que concentrar nuestros esfuerzos en los productos innovadores que ofrecemos y en crear estrategias y planes de viabilidad que nos permitan ver si existe rentabilidad en la idea de producto o servicio innovador.
Un compañero de oficina conversó un buen rato conmigo para aconsejarme que me centrara en los servicios, que tenía que establecer un horario y no trabajar de madrugada como ahora (lo sabe porque a veces envío correos a esta hora)
Un representante de la administración nos dijo que no quería que “perdiésemos” el tiempo en reuniones, porque nosotros tenemos las mañanas muy ocupadas (y yo pensaba y las tardes y las noches). Horas más tarde, hablo con otra persona de la administración que lo primero que me dice es que lleva dos días buscándome y no aparezco en la oficina, le explico que en nuestro caso somos móviles y trabajamos en diferentes lugares y nos mantenemos comunicados por teléfono o email. Él, me indica que en dos días tenemos que tomar una decisión porque no hay tiempo y hay que entregar el “dinero” antes de fin de año, eso si si conseguimos un aval del 120%.
Un amigo me llama y leo un correo electrónico de otra persona y ambos me dicen que no tenemos tiempo que tenemos que hacer ya el proyecto, que nos tenemos que lanzar a la piscina. Me angustio y pienso que el día anterior me aconsejaron que debía crear un plan de viabilidad y hoy me dicen “no hay tiempo para eso”, sino para la acción.
Entonces empiezo a pensar en mi tiempo y veo a mi hijo y decido apagar el ordenador, sentarme en un banquito y jugar a la plastilina durante unos minutos, tiempo suficiente para demostrarle lo mucho que lo quiero y lo mucho que me importa. También converso con mi pareja/socio y veo la tele para distraerme. Aprovecho para revisar los últimos tuits y ver los favoritos de algunas personas y analizar si tienen personas que me gustaría seguir.
Me tomo mi tiempo para hacer tareas domésticas y decido que aunque le robe tiempo a mi sueño, tenía que hacer lo que siempre hago y he hecho desde que era una niña, acostarme tarde y disfrutar de este espacio de silencio e independencia que no me da la mañana ni una oficina.
No creo que podamos controlar cada hora que dedico a un trabajo, y anotar lo que tardo en cada acción que en mi caso es misión imposible, porque es posible que en un día haga 10 cosas diferentes y en simultáneo. Esto no quiere decir que no gestione mi tiempo, pero en un mundo que difunde la innovación como prioridad, le exigimos a la gente que marque tarjeta (horror) o bueno quizás son más modernos y usan un lector digital. Pero está claro que para mi el problema se centra en la mente tradicional de los que dirigen tanto las administraciones como las entidades y muchas empresas, que consideran más importante que se llegue y se salga a la hora y no que se cumpla a tiempo con la actividad planteada.
¿Es tan difícil trabajar por objetivos? No lo creo, lo hago continuamente y hasta la fecha y con más de 20 años haciéndolo he podido cumplir con lo que me comprometo. Está claro que existen determinados horarios necesarios para organizar nuestra vida: el registro hasta la una, el restaurante hasta las cuatro y el super hasta las 10. También encuentro lógico que cierta formación presencial tenga que cumplir un horario. Pero ¿no les parece surrealista que trabaje de manera asincrónica, por ejemplo en plataformas virtuales de formación y la gente se extrañe que yo no esté en la oficina de 8:00 a 16:00?
Una de las cosas que me ha impulsado a crear una empresa después de tantos años trabajando y beneficiando a otros ha sido la posibilidad de gestionar mi tiempo y de decidir cuándo y cómo utilizarlo para cumplir con mis clientes. Si trabajo a las tres de la mañana, los sábados o no duermo a la misma hora que los trabajadores marca tarjeta, si no quiero estar anclada en una oficina porque supongo que la mayoría puede llamarme por el móvil, dejar un sms o un email o inclusive un mensaje en Twitter. ¿Por qué se empeñan todos y cada uno en darme consejos o en indicarme qué camino seguir?.
Hoy mi amigo Gonzalo ha hecho que volviera a ser la que siempre he sido y por esto este post va dedicado a él y a Carina que causalmente ha escrito hace unos minutos en Twitter: Hay que vivir con pasión, sin medias tintas, el conformismo es para otros.
Mi vida, mi familia, mi trabajo y mi tiempo es mío y no necesito que las personas se preocupen de que lo pierda o que me digan que tengo que tener un orden o un horario que no quiero tener. Quiero tener la libertad de poder cumplir con el nombre de este blog, ser Mujer Móvil profesional y responsable que trabaja durante el tiempo que le apetezca y que necesite porque además de tener como objetivo cobrar por horas también trabajo porque me apasiona y me divierte como dice mi amigo Jimmy Pons. Mientras esta sociedad se mueva solamente de 8:00 a 16:00 y no piense en lo que quiere lograr, creo que seguiré siendo como soy y pasándome los consejos de gestión del tiempo por el …

Saluditos madrugadores

Carmen Martín Robledo
Twitter: @Carmen_Martin

5 comentarios »

  1. Increible, creo que si hubiera escrito un post sobre la gestión del tiempo se parecería muchísimo al tuyo.
    Toda mi vida profesinal dirigiendo equipos comerciales he sido criticada por darles la misma pauta “no me preocupa que esteis aqui de 9 a 2 y de 4 a 7, me preocupa la cuenta de resultados”. Por que nos empeñamos en vivir pendientes de un reloj? Una cosa es no llegar tarde a una cita y otra bien diferente es llegar estresado a la oficina por un atasco de primera hora y esperar la cara del resto. Entiendo que hay profesiones donde no queda mas remedio que poner un orden impecable en cuanto a horarios se refiere, pero en temas comerciales no soporto a un comercial que a las 7 se les cae el boli. Eso si han llegado impecablemente a las 9: cumplen horario.

    Me gusta

  2. ¡Me ha encantado Carmen! ¿Será porque me siento identificada? ;-))

    Me gusta

Trackbacks

  1. TwittLink - Your headlines on Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 11.278 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: